Esta es una carta abierta a personas neurotípicas que tienen que convivir con adultos dentro del espectro autista, mas específicamente aquellos con Síndrome de Asperger:

Los adultos con asperger no tenemos muchas necesidades… no, en serio  sí ya sé, podemos  parecer  complicados a veces, pero en realidad necesitamos muy poco para ser felices.

No nos importa impresionar a nadie, no necesitamos ropa de marca, no necesitamos cambiar nuestras cosas cada 6 meses (de hecho nos molesta el cambio), y sobre todo no nos vamos de parranda hasta altas horas de la madrugada.

Tenemos intereses muy marcados y en la mayoría de los casos son fáciles de perseguir. Tampoco son muchos, aunque pueden llegar a ser 3 ó 4. Lo mejor de todo es que en la mayoría de casos podemos hacer dinero y hasta formar una carrera de nuestros intereses. Nuestra capacidad de aprender sin ayuda, aquello que nos apasiona debería ser envidiable para todos.

¿Usé la palabra pasión para describir los sentimientos de un Asperger? ¿Qué, creías que no tenemos emociones? uhhh te equivocas. Nuestras emociones son tan intensas que a veces terminan por abrumarnos a nosotros mismos.

En mi caso mis intereses son música, fotografía y ciencia. Me interesa todo lo artístico, todo lo que conlleve análisis y todo lo artesanal. Pero persiguiendo esas 3 cosas soy feliz.

Nuestras Emociones son Tan Intensas que a Veces Terminan por Abrumarnos a Nosotros Mismos

Poco necesitamos los Asperger para ser felices. Puedes estar en un lugar oscuro y silencio. El clima fresco y húmedo, y cuando estás comiendo tu desayuno puedes oír las gallinas cacarear en el fondo.

Allí soy feliz, la comida no es de alta cocina, las sillas son incómodas y las mesas demasiado pequeñas. Pero allí soy feliz… es uno de los pequeños paraísos que conozco.

Puede que los Asperger te parezcamos insoportables. No es porque queramos más de lo que tenemos, es porque tenemos demasiado a nuestro alrededor, o simplemente no tenemos eso que nos hace felices.

Un adulto con Asperger, especialmente aquellos con un diagnóstico tardío, ya luchó, ya se enfrentó a las vicisitudes mas feroces que ningún niño o adolescente no debería tener que enfrentarse jamás. ¿Podemos tener ahora lo que nos hace felices?

Lo que nos hace felices te parece tan extraño a ti ,como a nosotros lo que a ti te hace feliz: No podemos entender por qué alguien le interesa la vida de otra persona, o por qué no te puedes poner siempre la misma ropa si es la que te gusta, por qué vale la pena invertir un mínimo de 90 minutos en un partido de fútbol o por qué hay que tener muchas parejas sentimentales para ser feliz.

En serio, no necesitamos mucho… Tengo la bendición de tener una esposa que no interfiere en ninguno de mis intereses en ninguna forma.
Por el contrario me anima a perseguirlos.  Si siempre estás en discusiones con ese adulto con Asperger en tu vida, quizás te estás interponiendo entre tu ser querido y sus pasiones. No son hobbies, no son pasatiempos… son pasiones.

Para nosotros perseguir esos intereses que nos apasionan es poder viajar a un mundo en el cuál somos libres, en el cual ya no nos sentimos amenazados ni torpes y en el cual no existe el miedo, solo la felicidad.

En serio, no necesitamos mucho. Si amas a un adulto con Asperger por favor, averigua qué le hace feliz. Puede que parezcan muchas cosas, pero si te das cuenta en realidad se resumen a un puñado de cosas y rutinas que nunca cambian. No necesitamos mucho para ser felices…